El compresor, ¿temido u odiado?

Digamos que tienes la siguiente situación: Tienes que grabar un concierto de música clásica, todo lo tienes bajo control, que ya es mucho decir; pero te falta un detalle. Por alguna razón quieres poder grabarlo también en cassette. Sabes, por la grabación que seguramente has hecho en un soporte
digital, que tu concierto tiene un rango dinámico de 75dB y que el de tu cinta es de 50dB. ¿Qué harías para que todas las partes con un volumen bajo suenen y que las partes más altas de volumen no distorsionen?

Seguramente, después de darle vueltas al asunto hayas llegado a la conclusión de que usarás una mesa de mezclas para grabar y que te familiarizarás con los momentos en los que haya partes muy bajas o muy altas en el concierto y subirás o bajarás el fader para que se oigan o no distorsionen los distintos pasajes, aunque quizás sería mejor si usaras un compresor que hace precisamente eso de forma automática y te ahorrarías un montón de dolores de cabeza.

Lo complicado a veces es saber cuándo usar un compresor y, sobre todo, con qué ajustes.

Seguramente esta imagen ya las has visto y a lo mejor te causa terror. Puede que haya sido la causa de muchos quebraderos de cabeza, así que vamos a desmenuzar cada una de las partes de esta ventana ya que en este, así como en otros compresores, los ajustes son parecidos.

El gráfico: En el gráfico se puede ver una línea casi diagonal que se dobla en un punto determinado. Si no estuviésemos aplicando ninguna compresión la línea sería totalmente diagonal. Para simplificar las cosas vamos a decir que el eje horizontal representa los niveles de entrada de
audio (en dB) y el vertical los de salida tras lo que sería la compresión, siempre que decidamos darle a “Aceptar”.

Umbral: Es el nivel en dB a partir del cual se empezará a aplicar la compresión, o sea, a bajar el volumen de forma automática. En el ejemplo de la imagen está fijado en -12dB, así que todo lo que esté por debajo de -12dB (-13, -14, -15… dB) no sufrirá ninguna modificación en absoluto.

Límite inferior de ruido: Esta opción permite que nuestro ruido de fondo no suba más allá del nivel en dB que le indiquemos. La idea detrás de esto es que cuando grabemos voz no suba el ruido de fondo entre las pausas. Por defecto está el -40dB lo cual no está mal para empezar, aunque puede
que en grabaciones con poco ruido sea interesante bajar este valor.

Proporción: Es la cantidad de compresión que se va a aplicar. Si, por ejemplo, hemos puesto el umbral en -12dB y aplicamos una proporción de 2:1 (se lee “dos a uno”) y nuestro audio tiene un pico de 0dB, con esta configuración ese pico se verá reducido a -6dB. Para saber qué amplitud
tendría un pico determinado en nuestro audio antes de aplicar la compresión lo podemos hacer con una fórmula como la que os muestro a continuación:

((p – u) / r) + u = a

En donde p es el pico de amplitud que vamos a calcular (en dB), u es el umbral (en dB), r es el primer número de la proporción y a es cómo quedaría el nuevo pico de amplitud tras aplicar el compresor.

Quizás esta fórmula puede resultar intimidatoria así que, para simplificarlo más digamos que todo lo que hay que hacer es restar el pico menos el umbral (tiene que dar un número positivo) y ese número que nos da lo dividimos por el número que está a la izquierda de los dos puntos en el valor de la proporción; al resultado que nos dé (qué también será positivo) le sumamos el umbral y el resultado será negativo (en el contexto en el que nos movemos aquí siempre va a ser negativo, porque trabajamos con decibelios negativos). Si aún así todo esto te parece complicado, el gráfico te
puede ayudar a conocer el valor concreto de cualquier amplitud, auque no todos los compresores cuentan con este tipo de gráficos y puede serte util recurrir a cálculos sencillos como este.

Tiempo de ataque: Normalmente en cualquier compresor es el tiempo que tardará en aplicar el efecto de compresión en plenitud tras detectar que se ha superado el umbral. Digo normalmente porque, según el manual de este compresor en concreto, este plug-in cuenta con una función llamada look-ahead (“mirar hacia adelante” o “anticiparse”) lo cual significa que el compresor mira hacia adelante en el tiempo y si nota que habrá una amplitud que supere el umbral, empezará a aplicar el efecto con arreglo a lo que hayamos puesto en este parámetro para que cuando la amplitud
esté por encima del umbral ya esté el efecto aplicado en su plenitud. Esto es muy útil para evitar que tengamos picos que sobresalgan del umbral y que nos impidan alcanzar la dinámica que deseamos para el audio.

Tiempo de decaimiento: Es el tiempo que pasa desde que el audio NO supera el umbral y hasta que deja de aplicarse completamente la compresión.

Composición de ganancia a 0dB tras compresión: Al marcar esta casilla todo el audio se amplifica de tal modo que la amplitud máxima del audio final quede en 0dB y, por lo tanto, no distorsione. Si no marcamos la casilla, el efecto “Amplificar” de Audacity haría lo mismo (siempre que lo apliquemos sin modificar los valores sugeridos)

Compresión basada en picos: Si has estado haciendo pruebas con la formula de arriba sin leer esto te habrás dado cuenta que los número no te salen por más que lo intentes. Esto se debe a que los valores de amplitud que el plug-in toma como referencia son los valores RMS o eficaces que no corresponden con los valores de los picos (no quiero entrar en detalles técnicos, así que de momento te dejo un artículo de la Wikipedia por si quieres investigar más) . Marcando esta casilla seguramente los cálculos te funcionarán ya que el compresor empezará a tomar los valores de pico como referencia y no lo RMS para hacer mediciones y aplicar la compresión.

Son muchos los valores que hay que tener en cuenta a la hora de hacer una buena compresión, pero lo más importante es tener claro para qué sirven los distintos ajustes.

Espero haber podido ayudarte a entenderlas un poco mejor.

Marcos, @markolino_style
Podcaster en PodNoCostoso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *